','');}?>

Hacer cambios en el entorno doméstico de personas con movilidad reducida es esencial para garantizar que puedan vivir de forma independiente. Si no tienes claro por dónde empezar, toma nota de estas claves para adaptar la vivienda a personas con problemas de movilidad:

Comprobar las normas de seguridad

Hay que asegurarse de que cualquier modificación que hagas cumpla las normas de seguridad, como los códigos de incendios y los códigos de construcción, así como las normas estéticas.

Considerar la distribución de tu casa

Es importante estudiar cómo hacer cambios en la distribución de la casa para mejorar la accesibilidad de las personas con problemas de movilidad. Lo más importante es asegurarse de que no haya escalones ni otros obstáculos en el camino.

Instalar barras de apoyo y barandillas

La instalación de barras de sujeción y pasamanos por toda la casa, sobre todo en zonas con escaleras u otros peligros potenciales de tropiezo, resulta muy recomendable para favorecer la movilidad de las personas con dificultades de desplazamiento.

Asegurarse de que las puertas son suficientemente anchas

Si el acceso en silla de ruedas es un requisito, hay que comprobar que todas las puertas son lo bastante anchas para que quepa una silla de ruedas o un patinete eléctrico.

Instalar una rampa

En algunos casos también resulta de gran utilidad instalar una rampa que llegue hasta la puerta principal para que las personas con problemas de movilidad puedan entrar en casa sin dificultad.

Proporcionar iluminación suficiente

En muchas ocasiones no se da a la iluminación la importancia que merece. Disponer de luz suficiente es especialmente importante para las personas con problemas de visión y movilidad. Por ello, conviene revisar que todas las zonas de la casa estén bien iluminadas para minimizar el riesgo de caídas.

Instalar suelos antideslizantes

Elegir materiales para el suelo que sean antideslizantes y fáciles de limpiar, como el vinilo o el corcho, puede evitar más de una caída en el hogar. Es importante que el suelo esté nivelado en toda la casa para reducir los posibles peligros de tropiezo.


Siguiendo estos consejos, es posible lograr una vivienda más accesible para las personas con problemas de movilidad y garantizarles una mayor autonomía. Con las modificaciones adecuadas, pueden disfrutar de un entorno vital seguro y cómodo.

Conscientes de que la adaptación del hogar puede traer consigo más de un quebradero de cabeza, nuestro equipo de profesionales tiene la solución perfecta para ti. Nos ocupamos de la adaptación de la vivienda para que la accesibilidad al hogar no sea un problema. Planificamos las obras necesarias e instalamos los últimos avances electrónicos.

Consúltanos sin compromiso y nos encargaremos de adaptar la vivienda a personas con problemas de movilidad.