','');}?>

Combatir el aislamiento en la tercera edad es posible. Los ancianos no son inmunes al dolor de la soledad, que puede afectarles profundamente y robarles las ganas de vivir. Los familiares deben estar atentos para detectar esta afección entre sus seres queridos, de modo que pueda abordarse antes de que sus efectos negativos sean demasiado poderosos.

A medida que las generaciones mayores envejecen, tener una sensación de bienestar es esencial; sin embargo, existen innumerables casos en los que el abandono familiar ha causado sentimientos extremos de tristeza y aislamiento a quienes viven solos sus años crepusculares. Por tanto, depende de nosotros asegurarnos de que nuestros familiares nunca conozcan tal desolación, estando siempre presentes cuando más nos necesiten.

Las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística revelan una sombría verdad. Casi dos millones de personas mayores en España se enfrentan a una soledad no deseada debido a que viven solas. Esto puede dar lugar a escenas desgarradoras, especialmente cuando se contrasta con aquellos mayores afortunados que no experimentan sentimientos de abandono porque disfrutan de visitas regulares de familiares y amigos por igual.

 

Consejos para evitar el aislamiento en la tercera edad

  • Participar en actividades sociales. Hay muchas actividades sociales disponibles para las personas mayores, desde clubes de lectura hasta grupos de ejercicio. Ayuda a tu ser querido a encontrar actividades que le interesen y anímalo a participar en ellas.
  • Utilizar la tecnología. La tecnología puede ser una excelente manera de mantenerse conectado con amigos y familiares que viven lejos. Enséñale a tu ser querido cómo usar las videollamadas para hablar con familiares. Mantén contacto con ellos a través de las redes sociales.
  • Adoptar una mascota. Los animales pueden ser una excelente compañía para las personas mayores que viven solas. Si tu ser querido es capad de hacerse cargo de un animal, ayúdalo a elegir una mascota que se adapte a su estilo de vida y que pueda brindarle compañía.
  • Ofrecer tu tiempo y atención. La atención personalizada y el tiempo que se dedica a las personas mayores pueden ser muy valiosos. Dedica tiempo a conversar con ellos, escuchar sus historias y estar presente.
  • Considerar la posibilidad de contratar un cuidador. Un cuidador puede brindar compañía y apoyo práctico a una persona mayor que vive sola. Investiga las opciones de servicios de atención domiciliaria como las que ofrece Ayuda a domicilio en Burgos. Contrata a un cuidador para que brinde compañía y apoyo.

Recuerda que cada persona es única, así que asegúrate de adaptar estas sugerencias a las necesidades y preferencias de tu ser querido. Entre todos podemos hacer frente al aislamiento en la tercera edad.